enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Especiales
Especial
Justicia y Libertad para Celina Oseguera Parra
Redacción Informativo del Sur de Jalisco
buzon@periodicoelsur.com

Lunes 11 de Junio del 2018
Imprimir Nota
Licda. Guillermina Matías Garduño,
Jueza de Distrito del Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales:
Con el debido respeto nos dirigimos a usted para recordarle su deber legal en el caso de nuestra amiga, familiar y compañera Celina Oseguera Parra, cuyo dictamen está por definirse en próximos días y que usted conoce bien.
Confiamos que usted actuará apegada a derecho y dictará la libertad que le fue injustamente arrebatada a Celina y que la tiene separada de nosotros desde hace más de 2 años y 7 meses.
Hoy más que nunca México necesita de casos ejemplares que demuestren la confianza en las instituciones, al momento de defender los derechos de los ciudadanos, estamos seguros que esta no será la excepción.
Atentamente: Amigos, Familiares y Compañeros de Celina.
Nota: Siguen 87 páginas con firmas de apoyo


Ciudad de México a 1° de mayo del 2018
- Incidente de solicitud de prisión preventiva
domiciliaria, relativo a la causa penal,
48-2015 y su acumulado 55-2015

Guillermina Matías Garduño, Jueza Cuarta de Distrito de
Procesos Penales Federales en el Estado de México,
con sede en la Cd. de Toluca.

Con el debido respeto comparezco ante usted, con el propósito de exponer algunas consideraciones de derecho en relación a la audiencia para que, de considerarlo legalmente procedente, ordene que la medida precautoria de prisión preventiva se ejecute en mi domicilio, en virtud de la enfermedad grave que pone en peligro mi vida, ello con fundamento en lo dispuesto en el artículo 55 del código penal federal, para tal efecto manifiesto lo siguiente:
- Mi nombre: Celina Oseguera Parra
- Originaria de Colima, Colima.
- Edad: 62 años
- Madre de un adolescente de 19 años, con una familia de 10 hermanos y una mamá con una salud muy precaria.
- Con una trayectoria laboral de más de 35 años en el servicio público, de los cuales colaborados por más de 20 años dentro del Sistema Penitenciario Federal.

Lo anterior, me permite afirmar con convicción que, durante el desempeño de mi actividad profesional, interactúe y laboré, con una multitud de servidores públicos de mandos medios y superiores, adscritos a las distintas dependencias y entidades de la administración pública, incluidos los de la Procuraduría Federal de la República y del Poder Judicial, quienes pueden atestiguar de mi honestidad, responsabilidad, calidad profesional y humana. ¡No soy una delincuente!

He dedicado en gran parte de mi vida profesional, a dignificar la vida en prisión de las personas privadas de su libertad, tenga por cierto que en el ejercicio de las atribuciones y funciones como servidora pública, siempre respeté y protegí sus derechos humanos, busqué de manera incansable que se cumplieran con las bases de salud, trabajo, educación, capacitación, cultura y deporte, para lograr primero la readaptación social y ahora la reinserción social de los internos, quienes saben del trabajo realizado (durante más de 35 años) el desempeño de mi gestión. Por lo que le solicito con absoluto respeto, que conozca a la persona que va a juzgar y no únicamente a un número de expediente. Soy una mujer exitosa, con principios y valores.

Hoy, a 2 AÑOS, 7 MESES Y 13 DÍAS de mi privación de la libertad, mi vida profesional, familiar y como madre se ha destrozado, al igual que la de mis familiares, en especial la de mi hijo (Juan Roberto), el encierro ha deteriorado y acelerado gravemente mi salud (afirman los doctores), no puedo caminar, fui intervenida quirúrgicamente y me encuentro en estado de recuperación, gracias al apoyo del Sistema de Salud de la Ciudad de México. Con carácter URGENTE requiero otra intervención de alto riesgo en mi columna vertebral (cervicales), realmente mi vida desafortunadamente está en riesgo.

Con certeza en su calidad de jueza, por su experiencia en materia penal, conoce la diferencia entre el modelo reinserción social y readaptación social.

El primero se refiere a la posibilidad de reinsertar a una persona en su entorno socio familiar y económico, es decir: a un individuo que se separa de su núcleo familiar, social, económico, se le inserta en mejores condiciones para generar una oportunidad ante la comunidad y la sociedad, por lo que en este modelo se busca modificar el entorno y las condiciones materiales en las que se encontraba originalmente, es decir antes de cometer un delito.
La readaptación social del individuo, se refiere al sujeto que originalmente estaba sujeto al medio y después se readaptó, por lo que requiere ser readaptado al medio, lo que implica concebirlo como una entidad biopsicosocial y poner en acción todos los recursos terapéuticos, para su readaptación, en síntesis, se trata de un modelo conductual y modificación de comportamiento, por lo que es necesario dar atención psicológica, psiquiátrica y médica.

Con la evaluación de la teoría, los tratadistas han confirmado a los derechos humanos el garantismo como medios para proteger a los gobernados que motivo se haya reformado el artículo 18 de la constitución federal y sustituir el concepto de readaptación por el de reinserción, en virtud de que se considera como discriminatorio al primero, toda vez de que presuponía la obligación de clasificar al presunto delincuente y asignarle una valoración de: “Peligrosidad Alta, Media o Baja” lo cual se hacía a través del consejo técnico, de los centros penitenciarios, sin embargo la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pugnó porque el Poder Legislativo desapareciera esta clasificación dentro de la normas penales, para únicamente hablar de ubicación y determinación de la estancia en la que había de ser alojado(a) la persona sentenciada en el Centro Penitenciario.

Lo anterior cobra especial relevancia. En virtud de que la propia LEY NACIONAL DE EJECUCIÓN PENAL en su artículo °5 ubicación de las personas privadas de la libertad en un centro penitenciario, define con claridad que las personas se les ubica, ya no se clasifica, lo que en interpretación armónica en lo señalado en el artículo 31° Clasificación de Áreas, se aprecia que son las áreas del centro penitenciario a las que se clasifican, atendiendo a criterios claramente definidos en dicho precepto normativo. En consecuencia, desaparece cualquier clasificación de las personas privadas de su libertad, que no se sustente en criterios subjetivos.

Esto es de especial interés, considerando que, en el caso concreto, se le ha otorgado un valor especial, al oficio emitido por el Órgano Descentralizado de Prevención y Readaptación Social, asignado por el entonces coordinador general de Centros Federales en suplencia del comisionado, en el que se manifestó, sin contar con atribuciones para ello, y sin ningún fundamento y motivación que le diera validez y legitimidad a su dicho “…que mi persona era de alta peligrosidad…” documento que sin duda debe refutarse como medio de prueba ilícito y decretar su nulidad por haberse emitido por autoridad que no acreditó su competencia. Además de que dicho oficio es ilegal por contravenir las disposiciones de la Ley Nacional de Ejecución Penal y ser contrario a la protección de los Derechos Humanos.

Adicionalmente, como se ha insistido el delito por el que me encuentro procesada (injustamente), no se encuentra en los delitos que ameriten prisión preventiva oficiosa.

En este mismo tenor, no existen elementos objetivos y eficaces que puedan presumir una pretensión de sustraerme de la acción de la justicia, contrariamente, desde un principio mi interés único es OBTENER JUSTICIA, que se me exonere de cualquier responsabilidad en el delito que se me imputa y que se reconozca sin lugar a dudas mi INOCENCIA, como se demostrará en el proceso del desahogo del proceso penal, al que injustamente me encuentro sometida desde hace 2 años, 7 meses, 13 días.

Existen constancias y evidencias que acreditan que siempre he invariablemente demuestran mi inocencia, es mi mayor interés, lo prueba el hecho de que comparecí oportunamente ante la PGR, cuando me citaron como testigo, lo hice cuando me citaron como indiciada o presunta y además, lo hice en diligencias personales con el fin de revisar el expediente y el lugar de mi cruel y violenta detención fue en mi domicilio ello pone de relieve que jamás he pensado en evadirme, por la simple razón de que tengo un hijo, una madre y una familia a quienes amo, respeto y he consagrado mi vida, nunca haré nada que los deshonre o los avergüence, me educaron en principios, los he practicado siempre y los he transmitido.

Además, ¿Cómo una persona que se encuentra en etapa de recuperación de una operación y requiere de otra intervención quirúrgica de columna puede estar pensando en evadirse? No es posible, en lo que pienso, es en no poner en peligro mi vida y recuperar mi salud para enfrentar y continuar con dignidad el proceso penal al que me encuentro injustamente sometida.

¡Señora jueza! Usted es mujer y conoce la responsabilidad que esto entraña, como profesionista, madre e hija, no voy a claudicar en demostrar mi INOCENCIA y no les voy a fallar a quienes siempre han creído y creen en mí.
Me comprometo a presentarme ante usted, que representa la justicia y al estado, a comparecer las ocasiones que así determine, hasta lograr que se me exonere plenamente de cualquier imputación.

No soy un riesgo social, no tengo conductas que atenten contra la sociedad o el estado, simple y sencillamente porque he trabajado intensamente a lo largo de mi vida para tener la oportunidad de vivir dignamente y con decoro, con pleno respeto a las leyes, a los principios éticos y a quienes me rodean, siempre he practicado el bien a hacer.

No soy una persona adinerada-apoderada, nunca lo he sido, no poseo recursos que no haya obtenido con mi trabajo honesto y esfuerzo personal, mi patrimonio ha sido exhaustivamente investigado por la autoridad, sabe y le consta mi situación económica, usted puede requerirlo para fortalecer su criterio y tener completa certeza y convicción en su resolución y tampoco tengo posibilidades de incidir en el criterio de las autoridades, si, con la razón y el derecho que me asiste, a que se me respeten mis garantías y derechos fundamentales.

No puede pasar desapercibido, que han pasado 2 AÑOS, 7 MESES, 13 DÍAS desde que se ordenó la prisión preventiva, continúe en calidad de procesada por un delito que no cometí, no se me puede mantener en encierro con sofismas jurídicos, debe imperar el derecho y la razón, tengo derecho a que se me trate como INOCENTE, el principio de inocencia lo tutela la Constitución, a usted le corresponde protegerlo y respetarlo. “Justicia que no es otorgada en tiempo, NO ES JUSTICIA”.

El estado cuenta con todos los medios y la capacidad para evitar que cualquier persona pueda sustraerse a la acción de la justicia, también cuenta con la capacidad para inhibir las conductas que atentan contra la sociedad y al propio ESTADO y posee los medios para inducir acciones, yo no tengo esa capacidad; como ciudadana gobernada apelo al respeto irrestricto del marco del derecho y a la protección de los derechos humanos que me otorga la constitución y los tratados internacionales, específicamente el derecho a la libertad, a la salud, al debido proceso y a una justicia pronta y expedita.

Por lo anteriormente expuesto le solicito respetuosamente:

- Primero.- Con pleno apego a derecho tengo a bien ordenar que la medida precautoria de previsión preventiva se ejecute en mi domicilio.
- Segundo.- Se respete y proteja mi DERECHO A LA SALUD y se me permita someterme al tratamiento y procedimiento quirúrgico que disminuya la gravedad y el riesgo de mi padecimiento.
- Tercero.- Se valore y desahogue por su propia y especial naturaleza las manifestaciones que se vierten en el presente escrito.
Atentamente

Celina Oseguera Parra


Semblanza de la Licda. y Maestra Celina Oseguera Parra

Desde septiembre del 2015 la Licda. y Maestra Celina Oseguera Parra fue acusada y detenida injustamente por la fuga del narcotraficante Joaquín Guzmán, este preso burló la vigilancia de los sistemas internos y externos de la prisión de alta seguridad del Altiplano. De todos los funcionarios de primer nivel del Sistema de Seguridad Pública Federal, ella fue la única señalada como responsable y continua presa a más de 2 años y 7 meses de su violenta e innecesaria detención, esto para ser sometida a una investigación injusta a pesar de que ella había estado colaborando, más allá de su deber como funcionaria pública, en la averiguación de la fuga de el "Chapo". Privada de convivir con su madre en la última etapa de su vida y con su hijo de 17 años en la etapa más importante de su desarrollo, sin más patrimonio que el que pudo formar durante su carrera en el ámbito penitenciario y que ahora afrenta deudas y desprestigio por culpas que no le corresponden, con problemas de salud que se han agravado a causa del encarcelamiento y ponen en riesgo su vida y requieren atención médica especializada. Con todo esto ahora la situación de Celina se debate entre la libertad o seguir en el injusto encierro, donde funcionarios irresponsables la han mantenido por sus intereses mal habidos y ahora más que nunca necesita de nuestro apoyo, para que la verdad y la justicia se hagan valer.

Tras su injusta detención de más de 2 años, el pasado 31 de mayo Celina tuvo una audiencia de desahogo de pruebas donde la Procuraduría General de la República (PGR), en presencia de la jueza Guillermina Matías Garduño, tenía que presentar la evidencia de la supuesta responsabilidad de Celina en la fuga de el "Chapo", Pero ¿qué creen?  la PGR no presentó ninguna evidencia, ¡nada!. Por lo tanto, ahora es deber de la jueza apegarse a derecho y dictando libertad absoluta e inmediata ante la falta de pruebas de la PGR y por ello Celina necesita de tu firma de apoyo, con tu nombre o de manera anónima, para que la jueza Matías tenga la certeza y el aval de la calidad humana y profesional de Celina y no le quede dudas de la inocencia de nuestra amiga, pariente y compañera.

A Celina la tienen presa bajo el supuesto de ser la responsable de la fuga de el "Chapo" por omisión, siendo que en múltiples ocasiones ella denunció de manera documentada las deficiencias, carencias y anomalías en los sistemas de seguridad y procedimientos que debían garantizar la reclusión  del narcotraficante y evitar su fuga: lo anterior era responsabilidad directa del director del penal y otras instancias de seguridad y administración dar solución, ya que cuentan con autonomía y recursos propios para atender las necesidades propias del CERESO donde se dio la fuga.

Celina no tenía ninguna responsabilidad en la operación de los sistemas de vigilancia y procedimientos de seguridad que fueron desactivados deliberadamente para facilitar la evasión de el "Chapo", los únicos responsables eran los funcionarios encargados de supervisar y ejecutar los sistemas y procedimientos quienes se prestaron para llevar semejante acto de corrupción, en colusión con altos mandos del Gobierno Federal Mexicano.

Hasta el momento de su aprehensión, Celina era la Coordinadora Nacional de los Centros Federales de Readaptación Social, bajo la dirección de Juan Ignacio Hernández Mora, comisionado del Órgano Desconcentrado correspondiente y de Alejandro Monterubido, titular de la Comisión Nacional de Seguridad Pública. De estos funcionarios ella tenía la mayor experiencia en el Sistema Penitenciario. Sus más de treinta y cinco años de servicio ejemplar y honesto en el mismo, la avalan ampliamente.

Durante los años 90´s, ella colaboró con el doctor Juan Pablo de Tavira, quien fue su maestro en posgrado y se distinguió como pionero del Sistema Penitenciario Federal de México. La actuación de Celina fue honesta, valiente y humanista; su carácter firme y gran capacidad de trabajo colectivo los puso al servicio de las instituciones que ella contribuyó a desarrollar. Por ello sus servicios como funcionaria de confianza fueron reconocidos por administraciones de distintos colores partidistas.

En el seno de una familia de doce hermanos, recibió una educación muy sólida en sus valores morales. La formación académica de Celina estuvo a la altura de sus responsabilidades laborales. Al concluir sus estudios profesionales de Derecho, obtuvo el reconocimiento a la Mejor Estudiante de la Universidad de Colima. Su servicio social lo realizó con las mujeres del Reclusorio Estatal de Colima. En la ciudad de México continuó estudios de Criminología, Ciencias Penales, Administración, así como Desarrollo Humano. Su experiencia profesional se acrecentó con giras por reclusorios de Europa y EE.UU.

Al interior de los reclusorios, Celina siempre puso especial interés en las actividades culturales, educativas, laborales y de convivencia fraterna. Fue muy cuidadosa del respeto a la disciplina por parte de los custodios, internos y personal administrativo y directivo. En resumen, su interés personal era que los reclusos pudieran tener un trato digno y la oportunidad de una rehabilitación plena: física, emocional, mental y espiritual.

Después de sus casi cuarenta años de trabajo y sesenta y dos años de edad, Celina Oseguera Parra padece en prisión deficiente atención de salud y lleva 20 meses detenida sin recibir sentencia. En lo financiero, ella apenas es dueña de la casa donde vive en la ciudad de México, de una camioneta Renault Duster y de un conjunto enorme de deudas originadas desde su detención. Ella nunca recibió un dinero o dádiva fuera de su salario, era la proveedora de su hogar, así como en el cuidado de su madre de más de 90 años.
Más Noticias de Especiales  »
Otras Noticias »
Especiales »
» Relatos de Ficción
“Bandolero del infierno”
17 de Agosto de 2018
» Colaboración
Datos y datas de interés
17 de Agosto de 2018
» Relatos de Ficción
“Terminó el pacto”
9 de Agosto de 2018
»  Colaboración
Datos y datas de interés
9 de Agosto de 2018
»  Relatos de Ficción
“Figuras grotescas”
7 de Agosto de 2018
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash